Un nuevo papel para el comunicólogo en la política

0
653

Por: José Israel Ibarra González *

La comunicación y la política son dos conceptos que están ligados desde su nacimiento, aunque me atrevería a decir que la comunicación puede existir sin la política, pero la política sin la comunicación difícilmente.

Uno de sus mayores acercamiento lo tienen en los periodos electorales (como el que está por llegar).Durante esta época la sociedad espera medios de comunicación y espacios publicitarios llenos de candidatos sonrientes, pertenecientes a partidos políticos o independientes.

En esta columna propongo un nuevo papel de los comunicólogos, alejado del clásico servilismo a los partidos políticos o grupos de poder.

No hace falta ahondar en el hartazgo ciudadano respecto a esta “amasiato” que en realidad sólo atiende a los intereses de clase política. Aunque la explicación es de todos sabidas, cuando hay campañas electorales circula el dinero para la propaganda.

Pese a que hay nuevas reglas del Instituto Nacional Electoral para controlar los topes de campaña, la fórmula es la misma, un eterno bombardeo de anuncios que no sirven de nada, pues al final de cuentas los ganadores hacen lo que su grupo de poder les ordena.

El reto que tienen los comunicólogos es lograr hacer política desde la sociedad, ir más allá de las meras descripciones de los problemas, para sistematizar las necesidades que aquejan a la población e inclusive proponer las posibles soluciones.

Por supuesto que no es una tarea fácil, difícilmente se encuentran mecanismos de financiamiento desde la comunidad, al menos no en un país donde la pobreza y la marginación apenas dejan a las familias sobrevivir.

Sin embargo, las nuevas generaciones de comunicólogos tienen el reto de crear innovadores esquemas que garanticen mayor libertad y que se contribuya al desarrollo  tanto en el ámbito económico, como político y cultural.

Los espacios gracias a las nuevas tecnologías son infinitos. Desde un sitio web de cooperación colectiva hasta las famosas App de los celulares son oportunidades para innovar y hacer de la comunicación participativa el camino para que la política sea horizontal y no centralizada.

Las campañas políticas corporativistas son obsoletas y la baja participación electoral ha dado cuenta de ello durante las últimas décadas. Entonces basta de reproducir declaraciones de los candidatos en los medios de comunicación o de sus plataformas políticas que atienden más a una ideología utópica que a una realidad social.

Invito a la comunidad de comunicólogos de Baja California a que se atreva a dar el paso y haga un trabajo de calidad, por supuesto, con una ganancia adecuada al esfuerzo realizado.

* El autor es estudiante de la Maestría en Desarrollo Regional de El Colegio de la Frontera Norte y becario Conacyt. Egresado de la Licenciatura en Comunicación de la UABC. Vicepresidente del Colegio de Comunicólogos de Baja California.

Correo: ji.ibarra.gonzalez@gmail.com

Twitter@iibarragonzalez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here