El sentido de pertenencia de los comunicólogos

Desde la Abadía de la Comunicación

0
357

El comunicólogo ejerce su profesión en campos de acción que son distantes y en ocasiones hasta contrapuestos. Por ejemplo, mientras los comunicólogos organizacionales están concentrados en que funcionen los flujos de comunicación en un ambiente cerrado; los profesionistas de la disciplina que se dedican al marketing buscan influir en audiencias abiertas.

Yendo más allá, en tanto, los comunicólogos institucionales buscan alcanzar los objetivos de gobiernos, asociaciones civiles y el sector privado a través de la comunicación; los periodistas se dedican a investigar las fallas en estas organizaciones para evidenciar corrupción y afectaciones a la sociedad civil.

En esta ocasión, las preguntas que busco poner en la mesa de discusión son: ¿Puede generarse sentido de pertenencia entre los comunicólogos si el ejercicio de la profesión ocurre en campos de acción tan disímiles? ¿Cuáles son los lazos que unen a los profesionistas del área después de egresar de las universidades? Para poder analizar este fenómeno comienzo con algunas definiciones de sentido de pertenencia:

El sentido de pertenencia a una comunidad es uno de los factores que permite que las personas puedan ejercer sus opciones de vida de modo real. Es en comunidad con los demás como las personas obtienen reconocimiento, definen sus proyectos de vida y, gracias a la relación con ellos, pueden llevarlos a cabo” (Güell, 2011: p.153).

Pedro Güell complejiza al explicar que a través del sentido de pertenencia puede estudiarse la tensión entre “identidad/diferencia, individuo/cohesión, libertad/igualdad, autonomía/integración” (Güell, 2011: p.151).

En cuanto a la construcción del sentido de pertenencia, Dávila de León y Jiménez García (2014) interpretan cuáles son los elementos esenciales para desarrollar el sentido de pertenencia:

La experiencia de sentirse valorado, necesitado y aceptado por otras personas, grupos o ambientes; y la percepción por parte de la persona de que sus características son similares o complementan a las de las personas que pertenecen al sistema, es decir, la experiencia de ajustarse o de ser congruente con otras personas, grupos o ambientes a través de características compartidas o complementarias” (Hagerty, Lynch-Sauer, Patusky, Bouwsema y Collie, 1992; en Dávila de León y Jiménez García, 2014: p. 273).

En cuanto a los comunicólogos y el sentido de pertenencia, Ramírez López (2009: pp. 15-16) pone a discusión que en el imaginario de los estudiantes de la licenciatura en comunicación existe una tendencia a observarse como parte de los medios masivos, tanto electrónicos como tradicionales, seguido por el gusto hacia la parte social y política. Sin embargo, el investigador cuestiona que la carrera no está diseñada específicamente para este imaginario social vinculado a los medios de comunicación.

Ramírez López (2009) concluye que existe un individualismo exacerbado del comunicólogo que lo lleva a buscar su sentido de pertenencia, su “querer ser reconocido dentro del star system” (p. 17).

La construcción del sentido de pertenencia de los comunicólogos está anclada a la etapa universitaria, en este periodo los estudiantes se ven vinculados por los valores de su alma mater, el reconocimiento de sus compañeros y profesores, así como por la diferencia entre quienes estudian la licenciatura en Comunicación y quienes estudian otras profesiones.

Sin embargo, al egresar esta comunidad queda diseminada en los distintos campos de acción, que no permiten tener la cohesión de profesiones como medicina, contaduría, abogacía, informática, entre otras, donde las especializaciones no solamente son reconocidas, sino certificadas por la misma comunidad de profesionistas.

Es irónico que todas estas comunidades de profesionales universitarios construyan su sentido de pertenencia a partir de procesos de comunicación y los especialistas en analizar estos fenómenos no hayan construido el propio de manera sólida.

Si bien, existe el reconocimiento del star system para aquellos que quieren “salir en la tele”, éste es un premio al individualismo más que a una pertenencia colectiva, y no incluye a cientos de comunicólogos que se desempeñan en otras áreas del ejercicio profesional.

En la contribución para construir este sentido de pertenencia propongo comenzar a darnos el espacio desde nuestros campos de acción para analizar nuestra realidad.

Si bien, las academias producen valiosos análisis de los procesos de comunicación en la sociedad, los espacios dedicados al análisis del comunicólogo como sujeto de estudio son los menos.

Aquellos que trabajan en medios de comunicación deben abogar por crear espacios permanentes para el análisis de las condiciones de vida y trabajo de los profesionistas del área y las relaciones con la sociedad.

Los encargados de las áreas de comunicación institucional deben abrir los espacios al debate, en los que puedan enfrentar los embates que buscan reducir o desaparecer los puestos ganados para los encargados de establecer una comunicación entre gobernantes y gobernados, así como entre organizaciones civiles y privadas con la sociedad.

Desde la comunicación organizacional es necesario establecer espacios de diálogos con el sector privado para concientizar sobre la importancia de los profesionales de la comunicación dentro de las empresas.

Por otra parte, es indispensable la creación de organizaciones como el Colegio de Comunicólogos de Baja California para generar espacios de diálogo entre los actores de los diferentes campos de acción de la disciplina.

El capital social que se pueda crear a través de las organizaciones colegiadas alrededor de los comunicólogos, permitirá alcanzar proyectos más emblemáticos y el reconocimiento de los miembros de nuestra comunidad.

Finalmente, está un exhorto permanente a las universidades a que no se desentiendan de sus egresados; que fortalezcan los espacios de diálogo con los profesionistas y su alma mater, ya que también permitirá contribuir a la construcción del sentido de pertenencia de los comunicólogos.

*El autor es presidente electo del Colegio de Comunicólogos de Baja California. Profesor de la licenciatura en Comunicación en la Universidad Iberoamericana, campus Tijuana. Tiene un doctorado en Estudios de Migración y es investigador en la Consultoría Continente Móvil.

Bibliografía

Dávila de León, C., y Jiménez García, G. (2014). Sentido de pertenencia y compromiso organizacional: predicción de bienestar. Revista de Psicología, 32, 272-302.

Güell, P. (2011). Desarrollo humano, capacidades y sentido de pertenencia. En M. Hopenhayn, y A. Sojo (Edits.), Sentido de pertenencia en sociedades fragmentadas. América Latina desde una perspectiva global. Buenos Aires: Siglo XXI / Asdi / Cepal.

Ramírez López, M. (2009). El imaginario laboral del comunicólogo. XIII Encuentro Latinoamericano de Facultades de Comunicación Social (págs. 1-19). La Habana: Felafacs / Vniversidad de La Habana / Palacio de Convenciones de La Habana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here