El futuro de la educación superior y los comunicólogos

Desde la Abadía de la Comunicación

0
288

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) publicó en el 2018 el informe “Visión y acción 2030: propuesta de la ANUIES para renovar la educación superior en México. Diseño y concertación de políticas públicas para impulsar el cambio institucional”.

A continuación, presento los 5 ejes del informe, para después intentar ubicar el papel de los comunicólogos en estos cambios y la realidad de Baja California en el plano nacional; finalmente, busco encontrar las afectaciones después de la pandemia a estas intenciones.

La ANUIES es una organización no gubernamental que agrupa a 191 instituciones públicas y particulares en los 32 estados de la República Mexicana. En conjunto dan cobertura a casi el 60% de la matricula nacional y realizan el 90% de la investigación científica. Los 5 ejes de transformación que incluye la “Visión y acción 2030” son:

1. Mejor gobernanza para el desarrollo del sistema de educación superior. Se requiere la concertación de un marco normativo moderno y un renovado diseño organizacional para la integración de un verdadero sistema nacional de educación superior que facilite una mejor gobernanza, genere sinergias al propiciar la coordinación de esfuerzos entre los diversos órdenes de gobierno y los subsistemas de educación superior, dé como resultado la construcción de un espacio común que permita la movilidad de estudiantes y académicos y la complementariedad de las capacidades de las instituciones.

2. Ampliación de la cobertura con calidad y equidad. Se propone un acuerdo entre el gobierno federal, los gobiernos estatales y las instituciones de educación superior, para atender las metas nacionales, aumentar la oferta en las diversas modalidades educativas y reducir las brechas de cobertura entre entidades federativas y regiones.

3. Mejora continua de la calidad de la educación superior. Se necesita una nueva plataforma de políticas orientadas al mejoramiento de la calidad de la educación superior en el corto plazo, mediante el diseño de un nuevo modelo de calidad centrado en los resultados del proceso de aprendizaje de los estudiantes, la creación del Sistema Nacional para la Evaluación y Acreditación de la Educación Superior y el impulso a la internacionalización.

4. Ejercicio pleno de la responsabilidad social. Se promueve la aplicación del enfoque de la responsabilidad social en las instituciones de educación superior, para que, en el marco de su misión, sus principios y valores, se fortalezcan la calidad y la pertinencia de sus funciones, se amplíe su contribución al desarrollo regional y su participación en la construcción de una sociedad más próspera, democrática y justa, con el apoyo y la corresponsabilidad de los tres órdenes de gobierno y de la sociedad en su conjunto.

5. Certeza jurídica y presupuestal para el desarrollo de la educación superior. Se plantea la concertación de una nueva política de financiamiento con visión de Estado, caracterizada por la corresponsabilidad entre el gobierno federal y los gobiernos estatales para brindar certeza jurídica y presupuestal a las instituciones de educación superior. Esto les permitirá llevar a cabo una planeación de mediano y largo plazos, desarrollar sus funciones sustantivas con equidad y altos estándares de calidad” (ANUIES, 2018: 14).

El contexto en el cual se sitúan estos ejes de transformación es la globalización. El documento señala que esta realidad va más allá de la integración de las economías locales con la global, sino que termina con la internacionalización de la educación, ciencia, tecnología, política y cultura; finalmente todo confluye en una mayor comunicación entre las personas y los países que es posible por los avances tecnológicos y la revolución informática.

Sin embargo, revela que México ocupa el lugar 82 en el mundo en cuanto acceso a Internet en las escuelas, refiere que según INEGI en 2016 sólo 47% de los hogares tenían conexión, y las brechas eran enormes, por ejemplo, mientras Ciudad de México llegaba a 75.5%, Chiapas y Oaxaca apenas alcanzaban un 13.3% (ANUIES, 2018: 27-28).

El informe preveía un cambio gradual hacia la “conversión de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) a Tecnologías para Aprendizaje y el Conocimiento (TAC) en todos los espacios educativos, tanto presenciales, a distancia, híbridos y abiertos”; inscribía que se modificaría “la concepción rígida y disciplinaria de los programas educativos para dar paso a un aprendizaje flexible en donde existan alternativas en cuanto a cómo, cuándo, dónde y qué estudiar; el estudiante será el centro en los procesos de enseñanza-aprendizaje y el aprendizaje experiencial y activo tendrán un papel clave en la formación de las competencias necesarias para el siglo XXI; la investigación se convertirá cada vez más en el soporte de la formación y las instituciones educativas tendrán una aportación significativa al desarrollo de su entorno” (ANUIES, 2018: 31).

También se encuentra en el informe una aceptación de la existencia de “poca comunicación entre los organismos con funciones de coordinación de la educación superior. Estos organismos no reúnen al conjunto de los actores, con la principal ausencia de representantes de la sociedad y del sector productivo y una insuficiente participación de los académicos” (ANUIES, 2018: 50).

En cuanto a Baja California, primero señala que solamente pertenecen a la ANUIES: el Centro de Enseñanza Técnica y Superior (Cetys Universidad); Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE); El Colegio de la Frontera Norte, A. C. (EL COLEF); Instituto Tecnológico de Mexicali; Instituto Tecnológico de Tijuana y Universidad Autónoma de Baja California. El informe revela que de las 20 entidades federativas que en el año 2000 se situaron por debajo de la media nacional de la Tasa Bruta de Cobertura, Baja California disminuyó la brecha, pasando de -2.7 a 0.9; quedando actualmente en una cobertura mayor o igual al 35% y menor al 40%.

El rol de los comunicólogos en las intenciones planteadas por la ANUIES no figuraba más allá de la necesidad de generar una mayor comunicación entre sector privado, sociedad y academia; y aunque es claro que se planteaba avanzar gradualmente hacia una educación más en línea, esta visión no era la de mayor peso, frente a otras necesidades como disminuir las diferencias regionales de cobertura.

Respecto a Baja California, si bien no está entre los mejores estados, los avances alcanzados son positivos en cuanto acceso a la educación superior, sin embargo, el posicionarse en una cobertura menor al 40% es una estadística clara de que falta mucho por hacer.

La pandemia ha venido a replantear este cambio previsto hace 2 años para el futuro de la educación superior en México hasta el 2030, actualizar estas intenciones se volverá imprescindible para el 2021; los espacios a distancia, híbridos y abiertos, tendrán que tomar preponderancia sobre los tradicionales sistemas presenciales. En esa tarea será necesario que la ANUIES recurra a las capacidades de los comunicólogos para la adecuación de los sistemas de comunicación en las nuevas modalidades de educación superior.


*El autor es presidente electo del Colegio de Comunicólogos de Baja California. Profesor de la licenciatura en Comunicación en la Universidad Iberoamericana, campus Tijuana. Tiene un doctorado en Estudios de Migración y es investigador en la Consultoría Continente Móvil.

Bibliografía

ANUIES. (2018). Visión y acción 2030. Propuesta de la ANUIES para renovar la educación superior en México. Diseño y concertación de políticas públicas para impulsar el cambio institucional. Ciudad de México: Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. Obtenido de https://visionyaccion2030.anuies.mx/Vision_accion2030.pdf

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here